Las cartas de amor, desde el punto de vista de la seducción

5 Nov

Siempre fui un romántico, lo saben todos aquellos que me conocen de verdad, puesto que aún lo sigo siendo solo que de otra manera.

 

pin-up-girls-1-620x387

Recuerdo mi historia con las mujeres y me doy cuenta de que estuvo siempre repleta de muestras de amor por mi parte pero no por la suya. Siempre fui capaz de expresarles mis sentimientos a las niñas del colegio que me gustaban, pero eso no hizo más que espantarlas.

En la mayoría de las situaciones NO RESPONDIAN COMO YO ESPERABA y aunque debo de reconocer que fui alguien valiente, lo cierto es que nunca cohibí mis sentimientos hacia ellas, es algo de lo que me enorgullezco, sencillamente hice lo que creí que debía de hacer con mi mejor voluntad. Siendo tan pequeño nunca mostré vergüenza alguna ante la situación aunque cada carta de amor que entregaba era un fracaso más estrepitoso que el anterior.

Recuerdo durante mi adolescencia el hecho de haber declarado mi amor por escrito y verbalmente al menos a 7 mujeres, 7 mujeres que nunca conseguí por diferentes motivos, en algunos casos todos éramos demasiado pequeños y en otros eran ellas las que fueron demasiado mayores para mí, concretamente la última a la que fui capaz de expresarle mis sentimientos.

Es una historia trágica, sin sangre, pero trágica en cuanto a los sentimientos se refiere. Mi deseo de estar con aquellas mujeres que tanto deseaba se vio truncado porque simplemente aquella no era la mejor manera de hacer las cosas…

La historia se repetía demasiado y he de decir que siempre fui alguien inteligente, pero quizás durante los años anteriores aun no tenía la suficiente edad que me permitiese darme cuenta de cómo iba todo aquel asunto. En última instancia y tras años de fracasos amorosos (Que no sexuales.) obtuve a la séptima vez un aprendizaje que desencadeno un cambio importante en mi vida, estaba seguro de que debía hacer una mejor manera de hacer las cosas.

Paloma fue la mujer que más me había atrapado durante años y también fue la protagonista de una historia que ahora no voy a contaros, solo os diré que no fui capaz de avanzar con ella tanto como hubiese querido, llegue hasta su casa, una chica de la alta sociedad madrileña que era igual de guapa que de encantadora y para colmo me sacaba 5 años, cuando ella tenía 23 yo tenía tan solo 17, aun no era por tanto ni siquiera mayor de edad. Nuestra historia era larga puesto que la conocía desde que yo tenía 13 y ella 18.

Obtuve resultados pero no fueron los que yo quería, fue un punto concreto de mi vida en el que me di cuenta que algo definitivamente fallaba en mi manera de hacer las cosas…

Tanto esfuerzo, tanto sacrificio para llegar hasta ellas, en mi mente ellas estaban por encima de mí y mi visión de la realidad estaba completamente distorsionada, estaba ciego y lo único que era capaz de interpretar en todo aquello es que eran ellas quienes en mi más absoluta inocencia decidían en todo aquello y yo no podía sino ser un postor más. No podía decidir ni hacer, estaba vendido ante la voluntad de la mujer.

Solo podía ofrecerles mi amor a la espera de que ellas tuviesen el decoro de apreciarlo, algo que nunca fue así. No recibí nunca ni un beso de ninguna de las 7, dejándome especialmente tocado esta última, estaba COMPLETAMENTE FRUSTRADO.

Apareció en mi vida la seducción de la mano de Neil Strauss y de Mystery y seguí el proceso que todo seductor novato suele seguir, Lectura Masiva, Sargeo, Práctica, Ensayo y Error.

Con el tiempo y tras 3 años en el campo de juego veo las cosas de otra manera muy diferente a la que tenía entonces y soy capaz de resolver situaciones que en aquel momento parecían inimaginables. Después de muchas horas he sido capaz de comprender todo aquello que en su momento no tenía ningún sentido para mí…

Y es que desde el punto de vista de la seducción aquello no tenía ningún sentido, había sido condicionado durante años por las películas de Hollywood, por mi madre y por mi abuela que poco podían enseñarme en el campo de la seducción.

Sencillamente durante años yo creí que aquella era la manera para conquistar a una mujer pero me equivocaba. La seducción me quito la venda de los ojos y me permitió ver que había algo que no estaba haciendo bien…y es que ¿Por qué cojones estuve durante años demostrando interés romántico/sexual a aquellas tías si no se lo habían ganado aun?

Que un tío como yo escribiese una carta de amor a una mujer debía ser un premio extraordinario, les estaba regalando mi talento y no se lo merecían.

Esas cartas lo único que hacían era jugar en mi contra, a partir de ahí ya me tenían, no suponía en absoluto un reto para ellas. ¿Acaso estaba justificado ese interés? ¿Se lo habían ganado? ¿Cómo había sido capaz de haber cometido semejante falta de respeto a mí mismo durante años?

La respuesta estaba clara y podía resumirse en una palabra, DESCONOCIMIENTO.

Demostrando tan abiertamente mi interés estaba privando a la mujer de algo que ellas definitivamente necesitan sentir a la hora de relacionarse con un hombre y no es más que el hecho de percibir que ese individuo concreto supone un reto para ellas y yo ciego de amor por la mujer me estaba cargando de un plumazo todo aquello.

Doy gracias a mi esfuerzo y a todas las experiencias que viví porque han hecho que haya podido evolucionar y ver lo que realmente pasa con las mujeres y no la realidad que Hollywood nos quiere vender.

Abogo por no escribir ninguna carta de amor a ninguna otra mujer que no sea nuestra madre.

Mucho interés tendría que haber demostrado una mujer hacia nosotros para justificar la barbarie que supone escribirle una carta a una mujer.

Con el tiempo me he convertido en opinión de algunos en un cabronazo de primera, las que me conocen lo saben bien.

Lo único que sé es que agradezco a todos aquellos que dedicaron su vida al estudio de la seducción porque sus reflexiones han hecho que con el tiempo haya podido llegar a convertirme en el hombre que siempre quise ser, seguro de mí mismo, capaz de dominar situaciones difíciles y sobretodo alguien mucho más selectivo con las mujeres que ahora están a mi lado, sabiendo que darles la oportunidad de pasar tiempo conmigo es un premio que previamente deben haberse ganado.

Si quieres ahorrar tiempo y hacer cosas que hasta entonces pensabas que eran inpensables , permíteme decirte que la seducción es la única herramienta que te abrirá esa puerta.

ACUERDATE DE TU PASADO PERO , CREE FIRMEMENTE QUE TU FUTURO PUEDE SER COMPLETAMENTE DIFERENTE Y PUEDES TENER TODO AQUELLO CON LO QUE HABIAS SOÑADO.

Mis sueños siempre estuvieron repletos de mujeres, que finalmente y gracias a mi esfuerzo terminaron materializándose.

Carlos Audaz


Haz click -> Ver Vídeo gratuito que revela el sistema más sencillo y efectivo para ligar (y acostarte) con mujeres ATRACTIVAS.

Anuncios

Una respuesta to “Las cartas de amor, desde el punto de vista de la seducción”

  1. david 6 noviembre, 2013 a 1:47 am #

    yo también he pasado por eso pero ahora que estoy aprendiendo y he decidido darle un giro a mi vida se que lo voy a logra, y gracias a personas que comparte. sus experiencias y nos dan consejos como tú, david del bass y alvaro reyes de verdad gracias!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: